¡Envío GRATIS si gastas 39€ o más!
Tu cesta 0 0,00 €
Tienda de Tallas Grandes
Blog de Moda y ropa en tallas grandes
Buscar   Regreso a los Posts

Prepara tu piel para el sol



El verano está a la vuelta de la esquina y ahora te entran
las prisas por lucir bronceado pero, como bien sabes, todo tiene un proceso y
la piel, el órgano más grande del cuerpo, debe cuidarse y mimarse para que
reciba los primeros rayos de sol de una manera saludable y responsable. Te
proponemos un reto, cuida tu piel regularmente durante el mes que queda para que
llegue el verano para arrancar la estación estival con buen pie. ¿Te apuntas?



¿Ya has visto el color de tu piel cuando empiezas a utilizar
ropa más fresquita como faldas, shorts, camisetas de manga corta y vestidos?
¿Has podido soportar la impresión inicial de tus blanquecinas extremidades? Es
normal que nuestra piel esté blanca ya que durante el invierno, obviamente, ha
estado tapada y, admitámoslo, un poco descuidada. Pero no te preocupes, ahora
necesitas una renovación con la que podrás mimar tu piel para empezar a tomar
el sol
cuanto antes y puedas lucir un bronceado saludable. Con estos pasos
básicos podrás evitar quemaduras innecesarias, manchas y cómo no enfermedades
indeseadas como el cáncer de piel. Transmite tu salud a través de tu piel.

1. Exfoliación



El primer paso para preparar tu piel para el sol es la
exfoliación. Exfoliar la piel significa deshacerte de pieles muertas y sacar a
relucir tu piel nueva
. Existen productos específicos para renovar tu piel en
cada parte del cuerpo y también puedes utilizar fórmulas naturales y marcarte
un DIY preparando tu propia crema exfoliante. En un recipiente tipo bol añade
una crema hidratante líquida y fluida y añádele sal abundante. Los cristalitos
de sal harán la función exfoliante en tu piel y la crema hidratante será
perfecta para que tu piel no se irrite. Cuando exfolies tu piel ve con cuidado
y no rasques con demasiada insistencia ya que puedes provocarte irritaciones
innecesarias.

2. Hidratación



La hidratación de nuestro cuerpo siempre es un punto a favor
de nuestra piel. Cuando estamos hidratados por dentro se nota por fuera en
nuestra piel ya que luce más sana, más lustrosa y flexible
. ¿Cómo nos
hidratamos? Podemos y debemos hacerlo de distintas formas y si además juntas todas, tu
piel estará más cuidada y lo agradecerá. Las cremas hidratantes son muy
específicas y las puedes aplicar sobre tu piel directamente. También debes
acompañar estas con alimentos ricos en agua como lo son las frutas de temporada
como la sandía, por ejemplo y, para finalizar, cómo no, bebe mucha agua. El
agua, además de ayudarte en el cuidado de tu piel es buenísima y necesaria para
el funcionamiento de nuestro organismo limpiando riñones y demás órganos
principales de nuestro sistema.



3.
Alimentación



Además de alimentos ricos en agua, existen alimentos que
llamamos autobronceadores
que por su naturaleza y sus componentes nos
proporcionan vitaminas que ayudan a tener un bronceado saludable. Habréis oído
hablar de las zanahorias para la vista pero también poseen un gran aporte de
vitaminas A, C y D. Además, también podemos encontrar estas vitaminas y muchas
otras en la calabaza, las espinacas, los espárragos, los tomates y los kiwis.



4.
Protección solar



Es uno de los factores más importantes a la hora de que tu
piel no sufra las consecuencias de una mala preparación y un mal cuidado y es
que ponerte protector solar es obligado y no hay más discusión. Cuando salgas a
dar un paseo, a tomar algo, a la playa, por supuesto, lleva siempre el
protector solar contigo además de gafas de sol para proteger tus ojos y algún
sombrero o gorra para ayudar a tu pelo a disipar los incidentes rayos de sol.



El protector solar deberá ser de un factor de protección
alto
ya que tu piel, a principios de verano, tiene aún la melanina dormida y
resulta blanca. Deberás aplicártela entre media hora y una hora antes de la
exposición del sol y repártela bien por todas las zonas de tu cuerpo.



5.
Exposición gradual



Un punto que, aunque casi de sentido común, debemos
recordar es que vayas tomando el sol poco a poco, de forma gradual. Tu piel se
tiene que ir bronceando poco a poco
, ten paciencia ya que si el primer día que
te pones al sol es en bikini y a pleno mediodía en la playa (poniéndonos
extremos) vas a salir muy mal parada.



En primavera ya has podido sacar tus brazos al sol y ya
tienen algo de bronceado, igual que tu cara o tu escote que ya no parecen tan
blancos. Después puedes continuar por las piernas poniéndote shorts, faldas y vestidos
y así, poco a poco, podrás encarar el verano con una piel ligeramente bronceada
de una forma responsable que te hará ver y sentir mucho más saludable.


Ya sabes, la piel recubre tus curvas y se debe mimar, cuidar
y preparar para su exposición al sol con el objetivo de sentirte más saludable
y de evitar quemaduras innecesarias además de que aparezcan manchas,
fotoenvejecimiento, que la piel se arruge y que, muy importante, tengamos
cáncer de piel, una enfermedad bastante extendida.



Exfolia, hidrata, cuida y ama tu piel para lucir increíble este
verano y deslumbrar al mundo.

Escrito el  25 May 2018 10:02  -  Enlace permanente

Comentarios

Ningún comentario.

Escribe un comentario

El nombre y el email son obligatorios. El email no será públicado.
Comentario
Nombre *
Email *
Sitio Web