Tu cesta 0 0,00 EUR
Tienda de Tallas Grandes
Blog de Moda y ropa en tallas grandes
Buscar   Regreso a los Posts

Cuida tu piel en verano


El sol, la arena de la playa, el cloro de las piscinas y el calor y sudor que padecemos en verano hacen que la piel se resienta y no luzca como nos gustaría pero con las rutinas para su cuidado podemos recuperar su brillo y su salud y dejarnos de preocupaciones. Toma nota de nuestras recomendaciones para cuidar tu piel en verano después de estar al sol o de un día de piscina o playa, lucirás increíble después de ponerlos en práctica.

La piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo y merece toda nuestra atención para que luzca saludable y radiante. La piel es, podríamos decir, el espejo del alma y por tanto, el reflejo de lo que nos ocurre por dentro, de ahí la importancia de su cuidado. Cuidar la piel es una rutina muy necesaria durante todo el año pero si hay una estación del año en la que tengamos que poner especial interés a estos cuidados es el verano. Es fundamental para poder disfrutar del buen tiempo y del sol sin preocupaciones porque al exponernos al sol sin las debidas protecciones podemos padecer enfermedades serias como quemaduras o, incluso, el temido cáncer de piel. Para ello:

Higiene

Es fundamental tener una buena base de piel limpia, libre de impurezas y pieles muertas, para ello, necesitaremos limpiar nuestro cutis dos veces al día, a ser posible por la mañana y por la noche. Un buen producto para ello es la milagrosa agua micelar que te deja una piel brillante y fresca pero también podemos utilizar, por ejemplo, agua y jabón o limpiadores faciales refrescantes.

Para mantener una piel limpia, deberíamos pasar del maquillaje o al menos disminuir su cantidad porque puede cerrar los poros de la piel y generar odiosos granos. Además, una rutina muy buena es la de exfoliarte, en este caso con una vez a la semana sería suficiente. Puedes hacer tu propio exfoliante con crema hidratante y una cucharada de sal aplicando la mezcla por cara y cuerpo. Después se lava con abundante agua y lista.

Hidratación

El sol y los sudores nos agotan y agotan también las cantidades de agua de nuestro cuerpo por eso es importantísimo beber mucha agua durante el día, sin tener sed incluso, porque esto nos va a ayudar a que nuestra piel se hidrate y no se cuartee. Además, también podemos aplicarnos cremas hidratantes, preferiblemente de base acuosa, para hidratarnos también desde fuera.

Nutrición

Quizá es uno de los aspectos al que menos caso hacemos pero no por ello es menos importante porque lo que comemos y bebemos también se refleja en nuestra piel. Por eso deberíamos evitar o moderar la ingesta de bebidas alcohólicas, café y gaseosas que son responsables de la deshidratación de nuestra piel.

Debemos comer frutas ricas en fructosa y de temporada para refrescarnos e hidratarnos. La sandía es genial y está buenísima aunque la piña también es muy refrescante. Podemos dejarnos seducir por las frutas y las verduras frescas que encontremos en nuestros establecimientos, son una base muy importante de la salud de nuestra piel y nuestro organismo.

Protección solar

Protegernos de la exposición de los rayos ultra violeta en las horas de más penetración es esencial para evitar posibles futuras enfermedades y quemaduras. Por eso tenemos que tener especial cuidado con el sol desde las 10 de la mañana hasta las 16 de la tarde. Otro aspecto importante es nuestro protector solar que deberá ser de protección superior a 30 SPF y lo aplicaremos unos 30 minutos antes de exponernos al sol y renovaremos la protección cada dos horas. También es recomendable estar resguardados del sol y cubrir nuestro rostro con algún complemento como un sombrero para que la incidencia de los rayos sea menor en la cara. Después de estar al sol: higiene e hidratación.

Descanso y relax

Dormir bien y descansar es una misión imposible en verano porque el calor nos agota pero es importantísimo poder descansar y relajarnos para cuidar nuestra piel y que esté hidratada. Mientras dormimos nuestras células cargan sus pilas y se regeneran y si ese sueño es de calidad pues mucho mejor para que nos levantemos con un rostro limpio y brillante libre de ojeras y nos veamos geniales. Descansar bien y relajarnos es mejor que la más cara de las cremas aunque ya sabéis que podemos ayudarnos de ellas.

Ropa

Para soportar el calor debemos intentar estar lo más cómodas posible con nuestra ropa y por ello podemos elegir prendas holgadas, con tejidos ligeros y frescos que eviten rozaduras o heridas en la piel porque ya sabéis que la mejor cura para las rozaduras es evitarlas. Vestidos ligeros, pantalones cortos, camisetas y blusas de tejidos frescos: todo lo que nos evite problemas con nuestra piel y pasar un mal rato.

Cuida tu piel porque vas a agradecerlo, será el complemento perfecto de tu sonrisa y de tus experiencias de verano. Ponte guapa desde dentro hacia afuera y siéntete estupenda y genial con tu cuerpo, con tu ropa, con tu piel. Te verás saludable y transmitirás esa misma energía a los que te rodean. ¡A disfrutar del verano con una piel de 10!



Escrito el  20 Jul 2017 17:00  -  Enlace permanente

Comentarios

Ningún comentario.

Escribe un comentario

El nombre y el email son obligatorios. El email no será públicado.
Comentario
Nombre *
Email *
Sitio Web